Archivos para diciembre 27, 2008

Björk contra la crisis

Publicado: diciembre 27, 2008 de tchock en Curiosidades
Etiquetas:

Hoy hemos podido ver como Björk aparece en la mayoría de periódicos e informativos de televisión, pero lo curioso es que no aparece en la sección de cultura sino en la de economía!!

Resulta que la comprometida artista, ha decidido echar una mano a la maltrecha economía de su país, Islandia, y para ello será la imagen visible de un fondo de capital riesgo bautizado con el mismo nombre que la artista y que pretende captar fondos de inversores interesados en participar en la financiación de nuevos proyectos empresariales islandeses que se caractericen por la innovación, la sostenibilidad y la responsabilidad social y medioambiental.

Según han comentado en su presentación, el fondo BJÖRK nace con el objetivo de “catalizar la recuperación de la economía de Islandia”, al borde de la bancarrota tras haber nacionalizado su sistema financiero y sufrir el hundimiento de su divisa.

Nosotros apoyamos a la excéntrica artista y a su gélido país, y esperamos que la crisis no afecte a su creatividad, y si no se decide a grabar nada nuevo pues que siga explotando el manido Volta a base de singles y deleitándonos con vídeos tan chulos como este con Antony Hegarty:

Björk y Antony Hegarty – Dull flame of desire

We are standard – We are standard

Publicado: diciembre 27, 2008 de tchock en Música
Etiquetas:

We are standard - We are standard

We are standard - We are standard

Empezamos a conocer a We are standard en 2005 tras ganar el Proyecto Demo, aún con su nombre original, Standard (Parece que estaba predestinado que los grupos triunfadores de aquel concurso debían cambiar su nombre para tener éxito, porque uno de los finalistas fue Garzón, actualmente Grande-Marlaska), lo cual les llevó a actuar en el FIB de ese año.

Basta escuchar unos segundos de cualquier canción de We are standard para que se venga a la cabeza otro grupo español de notable éxito: Delorean. Pero es que los dos realizan esa música tan característica que es imposible sacarse de la cabeza… ni de los pies en la pista de baile, ya que incita a no parar de moverse. Y buena fe de ello puede dar cualquiera que haya asistido a sus conciertos.

Para éste, el segundo álbum de los bilbaínos, se han ido hasta Londres a grabarlo, y han contado con la producción de Andy Gill, de Gang of Four. Han buscado la perfección de las canciones hasta límites insospechables, lo cual les ha hecho aglutinar capas y capas de instrumentos, todo ello grabado independientemente, hasta el punto de que cada elemento de la batería se grabó por separado, además de los 5 chastons con los que cuenta cada canción, y las voces, que según cuentan, se han hecho 18 tomas de media antes de dar con la buscada. Todo ello confluye dando lugar a un sonido muy conseguido y particular, tremendamente bailable, y que estamos deseando poder disfrutar en directo.

Esta obsesiva perfección no llegó solo hasta su sonido sino también a sus maltrechos estómagos, ya que durante el proceso de grabación ingirieron más de 200 kebaps entre 5 personas, y han descubierto 18 nuevas clases de cervezas de entre las que han destacado la Newcastle Brown Ale.

En realidad, no es tanto, teniendo en cuenta que han tardado 8 meses en obtener las 9 canciones que tiene el disco, una de ellas remezcla de otra anterior, lo cual se antoja un poco excesivo, y si no que les pregunten a su discográfica, Mushroom Pillow. Además We are standard (el álbum) puede resultar por momentos un poco plano y abusivo al intentar explotar esa gallina de los huevos de oro que es el sonido dance-punk que tan bien se les da.

A destacar los coros entrecortados y repetitivos de Bye, bye, bye y el trabajo de Arthur Baker (Colaborador habitual de New Order) en The Last Time.

Canciones destacadas: The Last Time (Arthur Baker remix), Don’t Let The Children Play Around y Bye, bye, bye (una de las favoritas de Deu, el cantante)