Archivos para enero 13, 2009

caratulafeverray1Esta ilustración que tenemos arriba es la carátula del primer disco de Fever Ray, el proyecto en solitario de Karen Dreijer Andersson, más conocida como el 50% de The Knife, que como ya comentamos, se publicará el próximo 18 de marzo.

Y es que parece que Karen se levantó ayer con el día generoso, porque primero nos enseñó cómo iba a ser la carátula del disco, luego nos dijo el tracklist completo del álbum, dio la exclusiva de dos remixes de If I Had a Heart a sendas revistas: a Stereogum el If I Had a Heart (Fuck Buttons Remix), que se puede escuchar aquí; y el If I Had a Heart (Familjen Remix) a Prefixmag.com (y este aquí). No contenta con eso, anunció que desde hoy se iba a poder descargar su disco, y fue entonces cuando nos dimos cuenta de que la frenética actividad de Karen era para darnos aún más ganas de descargárnoslo hoy.

Pues efectivamente, hoy en su web oficial nos anuncia que el álbum ya está disponible en Klicktrack, previo pago de 9 eurillos por el disco completo, aunque evidentemente ya se puede conseguir también por las redes P2P habituales (eso dicen, pero yo no hago eso).

Tras las primeras escuchas nos ha recordado a muchas cosas, principalmente al sonido de The Knife (claro), con el mismo aire retro, las mismas distorsiones en la voz de Karen, el mismo ambiente tétrico en ocasiones (sobre todo en If I Had a Heart, la que ya habíamos escuchado), pero se nota que la chica quería hacer cosas diferentes y nos sorprende con nuevas propuestas, algunas que recuerdan a Massive Attack (como Keep The Streets Empty for Me), otras más minimalistas como When I Grow Up o Now’s The Only Time I Know, y a veces hasta tiene un punto hippie a lo Alison Goldfrapp; pero sin dejar de ser muy oscura y muy, muy electrónica.

En definitiva, y aunque quizás aún sea pronto para decirlo, creo que con este disco Karen no decepciona, sino al contrario, sorprende y además mantendrá satisfechos a los que son nostálgicos de The Knife, a los que prefieren su voz distorsionada y a los que no, o los que les daba miedo el vídeo de If I Had Heart y a los que no, lo ha cogido todo y lo ha metido en un bote que se llama Fever Ray y que puede también gustar al que no conociera de nada a The Knife porque son un poco menos raritos, y por lo visto hasta ahora, incluso un poco más sociables.

whip 

The Whip es un grupo de Manchester compuesto por Bruce Carter (voz, guitarra y teclados), Danny Saville (máquinas), Nathan Sudders (bajista) y la sensual Fiona Daniel (batería). A principios de la década, Carter y Saville formaban parte del cuarteto Nylon Pylon, una banda que les permitió experimentar y evolucionar a lo que hoy son.

En su primer trabajo, X Marks Destination (2008), de la mano de la discográfica de Fat Boy Slim, pop, rock y electrónica se entrelazan con una facilidad sorprendente, incitándonos constantemente a no parar de bailar y pasarlo bien. Melodías fáciles, ritmos obsesivos, consignas que nunca se olvidarán (I wanna be trash),… en definitiva una síntesis musical para disfrutar pegando saltos, como comentan en la entrevista de Mondosonoro: “Nada de césped o tierra batida, pistas de baile y cuanto más grande, fría e industrial sea el recinto, mejor”, recordando los tiempos de La Hacienda de Manchester.

El disco, con influencias de la música de los 80 y una electrónica ácida en temas como Divebomb o Fire, recuerda a grupos como Primal Scream, Kraftwerk o Digitalism. Se han dejado remezclar por grupos como Crystal Castles y han remezclado a bandas como Editors, The Music o Hadouken!.

Tras la publicación del álbum no han parado de ir de festival en festival, congregando cada vez a más adeptos hasta ofrecer conciertos con las entradas agotadas. Un grupo digno de incluirse en la lista de los grandes desconocidos del 2008 (y por qué no debieron serlo). El 16 de enero estarán en Murcia en el Council Auditorium.

Y para quien no los conozca, colgamos el video de Trash, a ver quien se resiste (I just want to dance!!!).

Spotify: Música en el momento, gratis y legal!

Publicado: enero 13, 2009 de tchock en Internet, Música
Etiquetas:

Spotify es el nuevo servicio para escuchar música online que está causando auténtico furor en la red. A pesar de ser una versión beta, y limitar el acceso de usuarios para evitar el colapso de sus servidores, se está expandiendo como la pólvora. Y es que todos los que lo probamos quedamos enganchados a Spotify.

Existen 3 formas de poder disfrutar de este servicio:
Acceso gratuito: Es necesaria una invitación, que se puede conseguir apuntándote a la lista de espera, o bien si alguien te da una invitación.
Day pass: Pase para un día por 0,99€.
Premium: Pase para un mes por 9,99€.

La diferencia entre el acceso gratuito y los de pago, es que en estos últimos se suprime la publicidad y se conceden invitaciones para dar a tus amigos o conocidos. Cabe decir que la publicidad, al menos de momento, es muy escasa.

Spotify tiene un vasto catálogo de música, debido a acuerdos firmados con grandes discográficas como EMI, Universal, Sony BMG y Warner Music, además de otras más pequeñas, que hace que podamos escuchar música en inglés, castellano o ese idioma en el que canta Sigur Ros.

La búsqueda es otro de sus puntos fuertes, ya que puedes buscar por canción, artista o álbum, con la misma rapidez que si estuvieses buscando en tu propio disco duro. No requiere gran ancho de banda para poder escuchar la música sin cortes, en varios días usándolo yo solo sufrí cortes con una canción.

De esta forma, Spotify supera a la hora de escuchar música a través de internet a Last.fm, que sólo permitía 30 segundos de la mayoría de las canciones, o todas esas páginas como Deezer, Goear ó Imeem. Además, desde las preferencias se pueden integrar con Last.fm para enviar las canciones a la famosa red social, y por si fuera poco, tiene una interfaz envidiable: bonita, sencilla y funcional.

Quizás por ponerle alguna pega, el hecho de que no se encuentran grupos de discográficas pequeñas españolas, con lo cual perdemos parte del mercado patrio, pero teniendo en cuenta que es una versión beta, seguro que todo se andará.