Archivos para mayo 4, 2009

The Matthew Herbert Big Band
Empezamos el segundo día de conciertos de nuevo con una sesión en el Auditorio Mondosonoro que nos dejaba anonadados y preguntándonos si algo de lo que le siguiera en aquella noche podría superarlo. Herbert hizo un recorrido por casi la totalidad de su último experimento, There’s Me And There’s You, acompañado de su Big Band y de la arrolladora voz de Eska Mtungwazi. Este genio, en su obsesión con los “samplers de la vida real”, se dedicó a divertirse, a corretear, a crear su especie de jazz electrónico y hacer a todos los allí presentes participar en ello, empezando por su big band, que como ya viene siendo tradición rompió y tiró al suelo ejemplares de una revista, en este caso el ¡Hola! para que Herbert los grabara y los sampleara. Y los que nos quedamos allí en los múltiples bises que hizo (el concierto acabó durando casi dos horas), también pudimos participar con nuestras voces, que Herbert grabó y utilizó para comenzar su siguiente canción. Un concierto que nos encantó por lo divertido y sorprendente de Herbert, por la calidad de su Big Band, y porque nos rendimos ante la prodigiosa voz y el estilazo de Eska. Paralizados nos dejaron, como ellos en esta interpretación:

Russian Red

A pesar de que nuestra intención era ver a Sipiritualized, la larga duración del concierto de Matthew Herbert Big Band y los múltiples trámites que tiene que hacer el festivalero (véase conseguir cerveza, localizar a amigos, etc.) sólo nos permitieron escuchar las últimas notas de su última canción (jo!), y salir arrastrados por la marabunta que se dirigía hacia el recién empezado concierto de Russian Red. Y allí estuvimos incrustados y empujados por todas partes, situación que en este caso te impide valorar el concierto con imparcialidad, ya que estamos seguros de que donde esta chica explota todo su potencial es en recintos cerrados o al menos con un público más tranquilo. En cualquier caso, impresionante la de gente que se congregó para ver a Lourdes, esa chica que hace apenas un año se ofrecía para tocar en fiestas privadas. Volvió a interpretar sus temas más conocidos y también gran cantidad de canciones nuevas, que sonaron muy bien y fueron agradecidas por un público entusiasmado. Aunque nosotros, como ya hemos dicho, la preferimos en lugares más íntimos.

Underworld
Acompañamos nuestro tentempié de la noche con la actuación de Keane, a quien la verdad no seguimos muy de cerca desde que publicaron su Hopes And Fears, pero los chicos se veían muy simpáticos y entregados, y nos encantó escuchar de nuevo sus temas más conocidos. Y ahora sí, con fuerzas renovadas nos dispusimos a ver el concierto de Underworld de principio a fin, que para nosotros era de lo más esperado del festival, y no nos decepcionó.
Aunque en un principio nos desconcertó un poco el contraste en el atuendo de Rick Smith y Karl Hyde (uno tan cotidiano como el fontanero de tu casa, y el otro con una chaqueta de lentejuelas que con los focos le daba un montón de juego), desde el principio nos atraparon con Beautiful Burnout para seguir arrastrándonos y entusiasmándonos con cada canción hasta llegar el punto álgido del concierto y uno de los grandes momentos del festival, cómo no, la interpretación de Born Slippy, que aparte de ser su tema más conocido gracias a la banda sonora de Trainspotting, nos lo hicieron pasar como los indios con los globos gigantes que arrojaron al público y que nos hacían saltar aún más de lo normal. Una locura. Después de esto, ya no nos dejaron parar hasta terminar con Two Months Off, otra de mis canciones preferidas de este dúo, que además nos entretuvo con sus animaciones que nos recuerdan que nacieron como parte de un colectivo audiovisual, Tomato. Como esta animación tipo arcade:

Ladyhawke
Otro de nuestros conciertos más esperados, porque el único disco de esta chica nos encanta y lo tenemos todo el día metido en la cabeza. Pero aunque ya nos esperábamos que la neozelandesa no fuera especialmente sociable (debido a su síndrome de Asperger, que la hace rayar el autismo) y a que teníamos delante al que parecía ser el clubdefanshiperentusiasmadosdeladyhawke, la verdad es que la chica nos dejó con ganas de algo más, aunque fuera en cuanto a duración del concierto. En apenas cuarenta minutos pudimos escuchar casi todas sus canciones y, cómo no, disfrutar sus grandes éxitos Paris Is Burning y My Delirium, pero poco más. Al menos la chica saludó y dijo un par de cosas, aunque aquello de Thank you, Ladyhawke!, nos dejó un poco desconcertados (¿habla consigo misma?)

2 many dj’s
A pesar de que somos seguidores entusiasmados de 2 many dj’s y que nunca faltamos a sus sesiones en los festivales por los que nos dejamos caer, en esta ocasión nos dio la impresión de que nos trajeron un repertorio menos divertido y con un techno bastante repetitivo, que aunque no estaba mal, nos hizo salir en busca de las novedades que nos pudiera traer de nuevo Matthew Herbert, en esta ocasión con su DJ set.

Matthew Herbert DJ Set
Y terminamos la noche como la empezamos, con las ocurrencias de Matthew Herbert, pero en esta ocasión en su escenario más frecuente, es decir, delante de sus platos de DJ. Y desde allí nos pinchó sus múltiples samplers, como siempre basados en sonidos grabados de la realidad, construyendo un electro minimalista, hipnótico y envolvente que constituyó un cierre estupendo a esta edición del SOS 4.8, que ha dejado el listón bien alto para futuras ediciones y a nosotros nos ha dejado con un excelente sabor de boca, con depresión post-festivalera y reventados de tanto bailar. Es lo que tiene.


Este fin de semana, La Sonotheque casi al completo estuvimos en el exitoso, al menos en cuanto a público, y poco sostenible Festival SOS4.8. Así que una vez recuperados del fin de semana, aquí va nuestra opinión sobre lo que fue el primer día de conciertos:

PJ Harvey & John Parish
En un marco ideal, un elegante auditorio con buena acústica, y un escenario enorme, que podría parecer que se comía a la pequeña banda que traían PJ Harvey y John Parish, se presentaba el esperado concierto inaugural del SOS4.8.

Y como no podía ser menos, empezaron con una de las mejores canciones de su último disco, Black Hearted Love, como diciendo a todo el mundo “Ya estamos aquí y lo vamos a petar”. Poco a poco fueron desgranando casi en exclusiva este último trabajo, A woman a man walked by, que ha supuesto el reencuentro entre estos dos artistas. Así y dejando las canciones más tranquilas para la parte central y volver a la carga al final, destacamos la voz de Polly Jean en Leaving California y sus bailes en The crow knows where all the little chidren go.

El concierto duró apenas una hora y se echaron en falta algunas canciones de otros álbumes, sobre todo de su primera etapa, pero sin duda nos dejaron un buen sabor de boca, y pusieron el listón muy alto para el resto de grupos.

Those Dancing Days
Aún extasiados del primer concierto, marchamos a ver a las suecas Those Dancing Days, cuya cantante parecía una evocación de la Madonna de los años 80. Aparte de su entretenida y colorida puesta en escena, presentaron casi al completo su disco In our space hero suite. Incluyendo la versión (mucho mejor que la original) que hacen de Toxic de Britney Spears.

El pop de Those Dancing Days era muy apropiado para ese momento de la noche pero después de media hora comenzó a resultar monótono, ya que su único disco en el mercado no se caracteriza por ser una reinvención constante. Cuando tengan más canciones, y un poquito más variadas seguro que gana su directo.

Catpeople
Y aquí llegó uno de los grandes momentos de la noche y del festival. Cierto que mi predisposición hacia este grupo me hace poco imparcial, pero cierto también es que dieron uno de los mejores conciertos que se vieron en La Fica. Sin el renombre de otros “grandes” y coincidiendo en horario con Duffy y Babyshambles consiguieron meterse en el bolsillo a un público que aumentaba en número canción tras canción.

Sus guitarras suenan más potentes en directo, consiguiendo un sonido más aguerrido que hace que no pares casi ni un momento, resaltando los puntos álgidos que suponen canciones como Stumble in Vigo, In silence y Sister. Una auténtica maravilla que todo el que tenga ocasión de poder verla, no debería dejar pasar la oportunidad.

Peaches
Un poco cansados del espectáculo agresivo y multitudinario de Prodigy, aunque entedemos que su legión de seguidores disfrutaran muchísimo, nosotros decidimos darles un poco de esquinazo y ver a la pintoresca Peaches. Y es que apareció en el escenario vestida cual fresón, pero poco a poco fue quitándose disfraces de encima, de manera que más bien parecía una cebolla con tantas capas. Además, contactó perfectamente con el público, acercándose a él en todo momento e incluso bajando del escenario. Todo un show.

Ah, y también cantó, claro. Que por muy divertido que fue su show visualmente, hay que decir que ninguno de los que estábamos allí paramos ni un momento de movernos a ritmo de su electro-glam.

Miqui Puig DJ
¿Y que hacemos viendo a Miqui Puig después de todo lo que le dijimos? Pues ni nosotros lo sabemos, probablemente la pereza de movernos a otros escenario, ya que Miqui Puig comenzó justo detrás de Peaches, o quizás que la otra opción era ver a nuestros tan poco queridos Boys Noize, así que allí estuvimos aguantando las sandeces que decía este hombre, mientras ponía remezclas que iban desde MGMT hasta The Beatles. Nada demasiado actual ni novedoso, pero esa selección de clásicos que todo el mundo conocía hizo que se aglutinara un buen número de personas pasándoselo bien frente al escenario. Una pena que no le sellaran la boca a Miqui antes del concierto.

Nos hubiese gustado ver mucho más del resto de grupos pero apenas llegamos a una o dos canciones de Klaus & Kinski, Babyshambles o Duffy, pero es la dura vida del festivalero elector, que tiene el gran dilema de encontrarse con que coinciden en el mismo horario dos de sus grupos favoritos. Pero esto queda para otro post.

Pd: Mención aparte merece la música que había en El Escenario de Radio3 entre concierto y concierto que por momentos, parecía que el personal se motivaba más en los descansillos que en las actuaciones. Sonaron Fleet Foxes, Vampire Weekend, MGMT, Cycle…