Archivos para noviembre 20, 2009

The Raveonettes – In and Out of Control

Publicado: noviembre 20, 2009 de tchock en Música
Etiquetas:,

The Raveonettes fueron el primer grupo del que hablamos en este blog (el primer post correspondió a la malograda Fabchannel) gracias a su canción de Navidad de 2008, y ahora, casi un año después nos volvemos a hacer eco de su trabajo gracias al magnífico quinto álbum que lanzaron el mes pasado, In and Out of Control y que apunta a ser uno de los discos del año.

Desde una primera escucha, las gélidas canciones de In and Out of Control resultan pegadizas y atractivas al oido, a pesar de su frialdad a la hora de transmitir emociones consiguen hacer que se te empiece a mover la pierna bajo la mesa al ritmo casi dance de muchos de sus temas. Y es que ese es otro de los motivos por los que destaca este trabajo, y es que sería difícil poderse quedar con una sola canción o destacar un hit. Su primer single es Last Dance, pero como adelanto ya dieron Suicide, pero Bang!, Gone Forever, Boys Who Rape o D.R.U.G.S también podrían haber sido utilizado para estos propósitos, debido a la inmediatez de los temas.

Sin embargo, la animosidad y bailabilidad con cierto toque retro y festivo de sus canciones contrasta enormemente con el oscurantismo de las letras, algo por otra parte ya habitual en The Raveonettes, que hablan de violaciones, abusos, machismo, maltrato, drogas y vidas abocadas al suicidio. Todo esto lo explicaba en la presentación del disco la vocalista Susan Rose Wagner:

Es una mezcla bastante extraña de cosas antiguas y modernas, tristes y felices… trata de violaciones, amor perdido, violencia, suicidio, sin que importe un bledo lo que los demás piensen de uno y lo más importante, siendo diabólico y angelical al mismo tiempo.

Dentro de In and Out of Control existen dos temas que destacan por salirse del marco general del disco pero no por ello desmerecen en absoluto al resto de las canciones, hablamos de la triste y meláncolica Oh, I buried today y el tema más noise de todo el álbum, Break up Girls! En general, un disco que hay que escuchar si o si y al que esperamos ver en directo (al menos, en Barcelona podrán hacerlo el 19 de Diciembre).

Myspace de The Raveonettes
Página oficial de The Raveonettes

Gran expectación generada desde días atrás por la esperadísima visita de TPOBPAH, como ya son conocidos en la blogosfera, y que se vio confirmada por el nutrido grupo de fans que había en primera fila del Circo Price desde 2 horas antes del comienzo del concierto, amén de todos los que pasaban por el puesto de merchandising y se gastaban 40€ sin reparo ante la atónita mirada de los que le rodeaban y respondían con un lacónico y clarificador “Tío, son los Pains“. Todo esto, unido al magnífico recinto del concierto hacia presagiar una noche difícil de olvidar. Por desgracia, toda esa expectación que había a las 20:00h, a las 23:00h se había convertido en decepción. Pero veamos que pasó entre medias.

En primer lugar, apareció sobre el escenario el famélico Bradford Cox, presentando las canciones del álbum Logos, el último de su proyecto en solitario, Atlas Sound. Su puesta en escena tremendamente intimista donde solo se acompañó por una guitarra, una armónica y un juego de pedales, además de no levantarse de la silla en ningún momento pareció sorprender al público de la sala. Un mero vistazo por Youtube hubiera bastado para que esto no les cogiera por sorpresa. En general a un nivel bastante aceptable, llegando a emocionar incluso más que en el álbum. Una pena, que la impaciencia de la gente por ver al grupo principal impidiera disfrutar más de Altas Sound.

Por fin el gran momento, los jovencísimos (algunos no tienen ni asomo de barba) TPOBPAH hacían aparición en medio de una gran ovación. Una canción…dos… Nadie Reacciona. Young Adult Friction tocada la tercera canción del concierto, y nada. ¿Que pasaba con el sonido? ¿Por que estaban las guitarras tan bajas? ¿Y esas distorsiones y noise del disco? ¿Por qué Kip Berman canta tan rematadamente mal? La cuestión es que todos esperaban poder bailar, cantar y saltar como nunca con los miembros de TPOBPAH, pero a éstos entre lo delgados que estaban y el poco entusiasmo en ciertos tramos del concierto daban ganas de ofrecerles un bocaillo chopped.

Cierto es, después de esta crítica salvaje, que el concierto se amoldó a lo que son TPOBPAH y sus canciones, un grupo de adolescentes aún tímidos con tendencia al shoegaze. A pesar de sus esfuerzos por intentar sincronizar con el público (no consiguieron enterarse de como se dice Twins en castellano), y de que algunos temas si que sonaron realmente bien, Stay Alive, This love is fucking right, A teenager in love… Los problemas con las guitarras y sobre todo con la voz de Kip nos hicieron sentir bastante decepcionados respecto a lo esperado. Uno podría pensar que son así en directo, pero las crónicas hablan de un concierto apoteósico en el Primavera Sound ¿Qué ocurrió en Madrid?