Primavera Club. Día 2. Cymbals Eat Guitars, Deer Tick y Port O’Brien

Publicado: diciembre 11, 2009 de tchock en conciertos, Festivales
Etiquetas:, ,

Segundo día de concierto y primeros problemas de aforo, ya que tanto los que llegamos con la hora pegada al culo como aquellos que disfrutaban de unas cervezas o sustancias psicotrópicas en la puerta del Nasti vimos aterrados como colgaban el cartel de aforo completo antes de poder cruzar la puerta. Así que bastante rato después y cuando apenas quedaban un par de canciones de Cymbals Eat Guitars pudimos entrar y ver como Joseph D’Agostino, vocalista y lider, se salía de su propio pellejo con una actitud agresiva, tanto en la forma de cantar como de moverse, hasta tal punto que se le caía el gorro de tanto mover el cuello. Algo que contrastaba tanto con la actitud como las melodías del resto del grupo, en especial del batería, que parecía pertener a una banda lo-fi.

Tras cambiar casi por completo los asistentes en el Nasti (probablemente tuvo mucho que ver el concierto de A place to bury strangers en la Caracol) comenzarón a tocar Deer Tick. La simple presencia sobre el escenario ya era un presagio de lo que ocurriría, un nerd, un yankee y un lider velludo vestido de princesa. El batería se les había quedado por el camino debido a una gripe, así que obviaron buena parte del repertorio de su disco, War Elephant, en favor de un buen montón de canciones desconocidas y versiones, todas ellas enmarcadas dentro de su tradicional folk americano, a veces emotivo, a veces insinuante, a veces tierno y a veces divertido y bailable. Especialmente destacable fue la segunda parte del concierto donde en varios momentos, los tres miembros de la banda cantaban casi a capella, y esos momentos previos a las canciones más divertidas que venían precedidas de John McCauley diciendo: “Ahora vamos a tocar una canción que habla de una persona muy cercana a mi, una chica muy especial… es una canción que habla toda entera de sexo”. Y ya casi para terminar un guiño al público español y se decidieron a cantar una canción aprendida en México… Feliz Navidad! Luego dijeron que era broma y que la verdadera canción era… La Bamba!!!! Momentazo.

Para terminar, el público encantado pidiendo un bis, algo realmente inusitado en un festival, pero la banda volvió y tocaron la enorme Ashamed. Un diez para Deer Tick.

Y más tarde, corriendo para el Círculo de Bellas Artes, donde con bastante retraso (lo que impidió que viéramos el concierto al completo) comenzó otro de los más esperados del Primavera Club, Port O’Brien. Su música encuadrada también dentro de ese estilo folk-rock que tanto gusta actualmente, aunque su actuación en directo tiró mucho más por la vertiente rock. Una pena la falta de cambios de ritmo, ya que era elogiable el derroche de energía que transmitían así como su buen hacer sobre el escenario. El concierto, hasta donde vimos, se estaba centrando en su último trabajo, All we could do was sing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s