-Mamá, ya he vuelto de ver a Chris Cunningham. -¿Pero tu no ibas al SOS? -También.

Publicado: mayo 7, 2010 de albertomelgares en Arte, conciertos, Festivales, Música
Etiquetas:,

El Festival te da lo que promete, mucho baile. Lo que quizá haga que nos fijemos poco en la atractiva sección de Voces. ¡No se puede poner la lectura de poesía de Michel Houllebecq el sábado a las 15:00! Sin embargo, me impresionaron más los momentos de más ruido del festival. Léase, la perfecta conjunción entre The Horrors y su técnico de luces, y la psicodelia de Los Planetas con sus proyecciones que a veces recordaban al cineasta, también granadino, José Val del Omar. Franz Ferdinand se comportaron pero entre sus fans corre el rumor de que empiezan a repetirse y entre los que los vimos por primera vez el rumor es que muchas canciones suenan igual, no se sabe cuando empieza una y acaba la otra. Si estos Paco Fernández fueran chavales de provincia de la península ibérica, no pasarían de retraídos con problemas de melanina.

Discurría el festival confirmando su otra gran atracción: l@s murcian@s. Y es que son seres extraños y muy divertidos. Todo esto hasta que el sábado a eso de las 03:00, mientras sonaba Orbital en el escenario principal y Rachel Arieff estaría terminando su Anti-Karaoke en el SOS Cabaret, en el escenario Jägermeister aparecía el británico Chris Cunningham. Suponemos que era él ya que se pronuncia tan poco en los medios que las fotos que hay de su persona escasean. Y este autorretrato que se publicó para una entrevista con Vice no nos sacaba de dudas. Menos mal que desde que se dio a conocer con el videoclip para Aphex Twin de su canción Come to Daddy no ha cambiado de look: melena por los hombros, lisa y sin recoger con una pequeña barba hecha con el esfuerzo de meses sin afeitar. Esta es una más que necesaria identificación, pues cualquiera podría pensar que lo que han traído es un dvd del autor. El pasado 23 de abril se publicó una entrevista que le hicieron para El País a la que accedió con la condición de que respondería por e-mail y sin que hubiera preguntas sobre su pasado.

Pero, aunque no le guste, consideramos necesario poneros en antecedentes. Comenzó a principios de los 90 como ilustrador para la tira Juez Dredd dentro de la revista de cómics 2000AD. Lo cual le haría ganar muchos puntos para trabajar en el equipo de efectos especiales de su adaptación al cine en 1995. Se dedicó a este menester y con el alias de Chris Halls trabajó en películas como Alien 3, Alien Resurección y en Inteligencia artificial cuando todavía Stanley Kubrick se ocupaba del proyecto.

Su etapa como director de videoclips se puede dividir en dos: una, de aprendizaje y configuración de un estilo propio. Que comprende desde su primer video en 1995 para el sello de música electrónica Warp Records, con el cual comenzaría una buena relación, de la canción Second Bad Vibel de Autechre en el cual se pueden ver los robots sobre los que Cunningham trabajó para el frustrado proyecto de Kubrick. Seguiría con trabajos para grupos de la escena alternativa británica como The Auters, Placebo, Jesus Jones, Holy Barbarians, Lodestar, 12 Rounds, Jocasta, Life’s Addiction, Geneva, Dubstar. Todo esto en dos años pues en 1997 llega su primer puñetazo, el video para su amigo Richard D. James de Come to Daddy. Aquí empieza la segunda parte de su carrera como director de videoclips. Empiezan a llegar las obras maestras: Only you para Portishead, Frozen para Madonna, Come on my selector para Squarepusher, All is full of love para Björk, Windowlicker para Aphex Twin y Afrika Shox para Leftfield & Afrika Bambaataa de 1999. En tres años da vuelta y media al mundo del videoclip y el catálogo de ArtFutura 2000 lo define así de bien: “Partiendo de unas referencias cinematográficas y literarias muy reconocibles (Blade Runner, Cronenberg, Lynch, JG Ballard), el director británico plasma de manera muy personal toda una serie de obsesiones temáticas y plásticas en sus trabajos: atmósferas gélidas, paisajes urbanos opresivos, colores fríos y formas industriales al servicio de historias que bordean la iconografía de la ciencia ficción y el cine fantástico, pero que la subvierten a través de su extraño sentido del humor, y de un distanciamiento de los objetos retratados típicamente posmodernista”. Aparte de su última incursión en el videoclip con Sheena is a parasite para The Horrors en 2006, a partir del año 2000 Chris Cunningham se ha centrado en sus propias piezas abriéndosele las puertas de museos de todo el mundo.

El espectáculo que pudimos ver en el SOS 4.8 fue un DJ/VJ set de menos de una hora que presentó por primera vez en Japón en 2005. Tres pantallas, un montón de aparatos y cables sobre una mesa, mucho humo. Comienza el espectáculo: aparece el videoartista por uno de los lados, cuando llega a la mesa desaparece agachándose, entonces en las pantallas aparecen las imágenes de enchufes y botones de máquinas como si Chris llevara una cámara en la frente a modo de luz de minero desde la que podemos ver lo que hace. El poco público se promete un grandioso evento. Es curioso como en todo lo leído y escuchado sobre este artista ni una sola vez nadie se ha preguntado eso de “¿cómo lo hace?”. Algo por otra parte que sería la típica pregunta para alguien que se dedica a los efectos especiales. Puede ser porque estamos tan habituados a que todo pueda ser plasmado en una pantalla que ya nada nos llama la atención sobre su realismo. O puede que Chris Cunningham haya conseguido llegar al punto de que al espectador le intrigue más el por qué que el como. Y es que lo de este tipo no son solo fuegos de artificio. Mientras las imágenes de la puesta a punto de la máquina elevan el ritmo de la música, comienza a escupir los primeros rayos láser verdes por delante de la mesa de mezclas. De la oscuridad comienzan a salir las primeras imágenes: una mujer negra se golpea la barriga en una pantalla mientras que en otra aparecen un montón de insectos. Lección tan sencilla de montaje audiovisual que te atrapa definitivamente, o te expulsa ya que varias personas se fueron porque era demasiado fuerte lo que allí sucedía. La próxima pieza en ser atacada es el video Flex que es una explicita lucha de sexos a ritmo de techno entre un hombre y una mujer desnudos. Se estrenó por primera vez en la galería Anthony d’Offay en el 2000 donde ha expuesto por ejemplo el gran videoartista Bill Viola. Para en el mismo año formar parte de la exposición de la Royal Academy of Arts titulada Apocalypse: Beauty and Horror in Contemporary Art. La verdad es que lo único reprochable de la actuación de Cunningham es que recurriera a demasiado “material de archivo”, si es que se le puede llamar así. Hubo muy poco nuevo, por lo menos para los más seguidores de la obra del británico. Pero su pulso como conector de imágenes y sonidos es tan certero en directo como en la postproducción en estudio. Entre lo que no conocía estaba la pieza Rubber Johnny que es un niño deforme que está en silla de ruedas y vive encerrado junto a su perro. Estaba destinada a ser una promo de 30 segundos para la televisión para el disco Druqks de Aphex Twin de 2001. Pero acabó siendo de seis minutos y editada en dvd junto a cuarenta y dos páginas de material gráfico. También remezcló la parte de la actriz Samantha Morton en el videoclip de Sheena is a parasite que los fans de The Horrors reconocieron al instante. Mientras algunos continuaban yéndose veíamos y sentíamos (los graves se te clavaban en el pecho) entre humos y rayos laser el remix del anuncio Mental Wealth que hizo para Sony Playstation. Otro momento espeluznante fue el de la posesión de una niña por parte de la bombilla de su habitación y es que los niños, bien sea como provocadores de miedos más grandes que los que ellos mismos sufren o como pequeños y grotescos revolucionarios parecen ser motivo recurrente en la obra de Cunningham. En ese momento es difícil no recordar al niño de El Resplandor con su triciclo y a las gemelas que le invitan a jugar con él. Al igual que después de ver la posesión de Samantha Morton podemos llegar a pensar que El Exorcista en manos de Cunningham hubiese sido otra cosa. Después de engullirte el artista nos dejó varios minutos con una pieza más tranquila para que la vuelta a la realidad no fuese tan chocante. Un primer plano de un viejo negro (nada más y nada menos que el poeta norteamericano Gil Scott-Heron) relata alguna historia con la cadencia de un bluesman desdichado mientras imágenes de las vías del metro nos trasportan de nuevo a casa. Mientras el sonido de vagones se va apagando Cunningham abandona las máquinas, saluda al público con el brazo en alto y se va. Silencio entre los asistentes y alegría entre los amigos que pudieron escapar y que vuelven a vernos pensando que nos habían perdido para siempre.

En momentos de crisis hay que deshacerse de muchas cosas para ahorrar. Señoras y señores, vendan su coche, su lavavajillas, al perro, a su marido, a su mujer, pero, por favor, no vendan esa tele de plasma de muchísimas pulgadas que compraron para ver mejor el telediario. Vayan a comprar el dvd The Work of Director Chris Cunningham, editado en 2003 dentro de la serie Directors Label en el se incluyen muchos de sus grandes trabajos. A este tipo hay que verlo en pantalla grande.

Anuncios
comentarios
  1. 7 dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, para mi fue sin duda lo mejor del festival y me resultó curioso ver como algunos miraban boquiabiertos e incluso llegaban a marcharse. Tú crónica me ha parecido genial, así como curioso que no conocieras su trabajo de Rubber Johnny. Para mi fue la primera vez que vi Flex.

    Un saludo Alberto.

  2. Carla dice:

    ¿retraídos con problemas de melanina? !qué mala baba!
    ¿Algo en contra del blanco nuclear? No pretendo convencerte, pero tienen un directo enorme. Vivan los Paco’s!

  3. Joder, he estado viendo vídeos de Chris Cunningham en el SOS y fue la leche!
    – Mamá, voy de cabeza a comprarme el DVD de Chris Cunningham – ¡Pero niña, si no tenemos tele de plasma!

    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s