Archivos para junio 30, 2010

Con motivo de la celebración del 20 aniversario de BCore, el sello catalán reedita en vinilo una de sus joyas: Le Red Soul Comunnitte de Tokyo Sex Destruction. La primera edición del disco data de 2002 y, si aún no los conoces ni a ellos ni a su sello, es una magnífica forma de sumergirse en el catálogo de ambos. Además de tener uno de los mejores nombres de grupo de rock te harán bailar si o si. Si no lo haces, piensa seriamente en la posibilidad de que estés muerto. BCore también tiene pensado a lo largo de este año reeditar en este mismo formato a otros grupos como Aina o Nueva Vulcano.

A finales de agosto saldrá a la venta la tercera colaboración entre Isobel Campbell, inmerecedora de seguir cargando con la etiqueta de presentación “ex-componente de”, y Mark Lanegan. Después de las dos preciosas, elegantes y oscuras entregas esperamos con ansia el nuevo disco. Lo cual me lleva a una reflexión que me gustaría hacer pública.

Si tuvieramos que enumerar los grupos del grunge de los 90 que más repercusión mediática tuvieron, seguramente que Screaming Trees no estaría ni de lejos en los primeros puestos. Esto parece haber dado cierto margen de libertad a los que no sufrieron el acoso y derribo de la aparente neutralidad, en lo que a amarillismo se refiere, de la prensa musical. Y es que Mark Lanegan, su ex-vocalista, ya empezaba a hacer estupendos trabajos en solitario antes de que su banda en la sombra de los años dorados del grunge se disolviera.

Cualquiera, fan o no de Nirvana, escuchando el MTV Unplugged de Nirvana no puede dudar que Cobain tenía aptitudes como cantautor. Cada vez que escucho a Mark Lanegan en su vertiente más acústica imagino a Kurt Cobain siguiendo una estela parecida. Sacando álbumes en solitario, creando nuevos proyectos y colaborando con los mejores grupos del momento. Y es que los nombres que aparcen en la carrera de Lanegan te dejan boquiabierto: Screaming Trees, Queens of the Stone Age, Isobel Campbell, Soulsavers, The Gutter Twins entre otros además de sus imprescisdinbles discos en solitario.

Kurt Cobain, además de en lo personal también en lo creativo estaba a cero. En vez de tomarse un tiempo sabático y regalarnos, al menos, la mitad de buenas canciones de las que nos deja Lanegan, Cobain se tomó la vida sabática.

Recomendación: escuchen el disco The Winding Sheet de Mark Lanegan en el que colaboraron Kurt Cobain y Krist Novoselic.