Posts etiquetados ‘Evripidis And His Tragedies’

Ambiente oscuro casi lúgubre en el que se presentaron ayer en la Joy Eslava los californianos The Black Heart Procession. Un entorno que se adaptaba a la perfección a su música, jugando también con el humo, haciendo que en las primeras canciones, más oscuras y sucias apenas se les dejara entrever, para ir poco a poco y conforme tocaban canciones más limpias a un escenario sin humo. Todo ello, junto con una actuación caracterizada por las percusiones y los sonidos graves, como la voz del vocalista hicieron que disfrutáramos de una atmósfera oscura, repleta de rock lento de elegante tristeza.

Mas tarde, fuimos hasta un desértico Nasti, donde por no estar no estaba ni la banda al completo, ya que tanto el trombón como el trompetista de Cohete se presentaron a mitad del concierto, una lástima ya que sus canciones ganan mucho con estos instrumentos de viento, y algo inaceptable para una banda que toca en un Primavera Club. Su sonido pop con ligeros toques de Rock&Roll sonaba más contundente en directo, aunque no se llegaba a entender muy bien las voces, lo cual fue una pena porque las letras son uno de sus puntos fuertes. El concierto mejoró sustancialmente una vez que estaban todos los miembros sonando mucho más redondos. A destacar las tres últimas canciones que tocaron, Matrimonio, Petición y El club de cocina. Setlist aquí.

Atronador, contundente, intenso, bestial, estruendoso, ensordecedor, salvaje, brutal… Y así hasta el infinito. Son adjetivos con los que se podría definir la actuación de HEALTH en la Sala Caracol, 45 minutos sin respiro alguno, ni siquiera entre canción y canción, una música vibrante al ritmo de un batería cuyo impresionante tamaño no impedía una ágil coordinación y una intensidad a la hora de aporrear los platos que pareciera que se nos caía el techo encima. Mientras en primera plana, John Famiglietti sin parar de saltar y bailar de un lado a otro del escenario ¿Estaba tocando realmente? Una catarsis ruidista y efectista que no se vio correspondida por un público que no se contagió de la actuación de HEALTH. Mención aparte para la interpretación de Die Slow.

Y para rematar la noche, School of Seven Bells, quienes se alejaron del sonido onírico y pop electrónico del disco para dar cabida a una versión de ellos mismos mucho más noise y apropiada para el entorno en el que estaban. Sin embargo, la repetición de efectos y patrones (todas las canciones partían de una base electrónica, a los pocos segundos se incorporaban las guitarras distorsionadas y un poco después una voz apenas distinguible) a lo largo de todo el concierto le quitaron el efecto sorpresa que podrían provocar. Además de una actitud sobre el escenario casi autista, que por momentos llegaba a recordar a Ladyhawke. En general y a pesar de la valía del grupo y del disco, aún les faltan tablas sobre el escenario. A destacar que fueron uno de los pocos grupos, por no decir el único, que trajo videoanimaciones que proyectó en una pantalla tras ellos.

Todo eso además del puñetero Evripidis, que no se dignó a presentarse, en la hora de cortesía que estuvimos esperando, que no es poco. Si finalmente salió a cantar lo haría ante no más de 10-15 personas que es lo que quedaba en la sala. Aunque quizás fue cosa de la organización del Festival, quien no le bastó con ponerlo detrás de HEALTH (olé sus hue…) sino que en caso de que se suspendiera no avisó en ningún momento.

Aquí tenéis más fotos y vídeos del Primavera Club de Madrid.

evripidisDe verdad que me gustaría saber quién anda detrás de la selección de grupos que la Diputación de Málaga está trayéndonos los martes a Ollerías; le felicitaría, y además le sugeriría que en lugar de llamar a este ciclo “Alternativos” (que no dice mucho, creo yo), lo llamaran “conciertos de gente que no conocéis de nada pero resulta que han sacado discos buenos y además cuentan historias graciosas en sus conciertos”. Les quedaría un poco largo, pero sería más descriptivo.

Ayer nos visitaron Evripidis and his tragedies, un grupo barcelonés formado por Evripidis Sabatis y sus tragedias dos de sus chicas, Marisol Simó y Annie Arjona. El corazón del grupo es Evripidis, un chico ateniense que pone la voz en las canciones y las manos en el piano para crear un estilo bastante difícil de definir (creó un intenso debate con mis amigos tras el concierto que no llegó a ninguna conclusión), pero que a mí me recuerda bastante a Rufus Wainwright y a la música de los años 50-60 (sobre todo Ru Ru I’d Love To).

Evripidis es un chico menudo, tal y como sinestésicamente me sugería su nombre, que llega al escenario con timidez y se frota las piernas con las manos nervioso mientras habla. Pero eso sólo al principio, y no impide que, canción tras canción, nos cuente antes lo que se dice en cada una de ellas, por qué las escribió y cuándo, o cualquier historia relacionada remotamente con ellas. La mejor de todas fue la de Straydog, en la que no me podía parar de reír con la historia de los perros que cepillaba compulsivamente hasta que parecían la Pantera Rosa al salir de la lavadora, y su indignación cuando tenían el celo y se ponían hechos un asco (y supongo que me identifico, porque lo estoy viviendo con mi gata :-)). Además esa canción es de mis preferidas.

Otros momentos que habría que destacar del concierto, a pesar de que a mí me resultó igual de bueno y divertido en su totalidad, fue la interpretación de It’s June Again!, con su punto tétrico, la oscuridad, los gritos y los ruidos raros; y también destaco Gregory (We’re Coming Out In The Light), porque me parece preciosa y la historia que contó fue muy bonita, y ya está. Digna de mención también fue su canción en griego y su descripción de cómo son los domingos por la mañana en la Plaza del Parlamento de Atenas, y el bonus que nos dedicó en forma de canción de The Magnetic Fields (de cuyo nombre no puedo acordarme).

Y ya a título personal, desde ayer su canción Antarctica se convierte en mi himno personal, por razones evidentes.

A pesar de ser tan menudo, Evripidis demostró ser un artista bien grande, capaz de hacer reír con unas canciones que hablan del desamor, de la soledad y de las ganas de cortarse las venas pero en las que siempre, aunque sea en un futuro, es posible un final feliz. ¡Qué cariño se te coge en un rato, Evripidis!

Termino, como es lógico, recomendando escucharlos, publicaron su primer disco en 2007 con su mismo nombre, en Touchme Records, y también se le puede escuchar en MySpace, en Lastfm, en Spotify…

Curiosidades:
– Ha sido la primera, y supongo que la única vez, en que a mitad de un concierto el cantante se va corriendo porque tiene que ir al servicio. Si es que ya lo decía yo, que no paraba de beber agua este chico.
– Después del concierto Evripidis, Marisol y Annie estuvieron en el pub Drunk’O’Rama (¡no es que me dedique a perseguirlos, es casualidad!)

Aún de resaca por el estupendo concierto de Mogwai el pasado martes en el Cervantes, recobraremos el ritmo habitual con la selección de citas musicales más interesantes en Málaga para las próximas semanas (mi selección personal, vaya):

Evripidis and his tragedies (17 de febrero, Ollerías): Evripidis Sabatis es un joven ateniense que se vino a vivir a Barcelona y a tocar preciosas canciones que en su mayoría se basan en un piano y su voz, consiguiendo temas pop entre románticos y surrealistas, que a mí me han encantado y es una de las citas del mes que más espero. Se puede escuchar su disco homónimo enterito en Spotify, en su MySpace o hacerse una idea con el vídeo de su canción Ru Ru I’d Love To:

Charades (Neoateneo, 21 de febrero): dentro del Ciclo Exit, del que ya hablamos en este post, llega el pop de estos madrileños con los OdeOnDreams como teloneros, que como ya comenté es un grupo malagueño de post-rock que nos gusta bastante, así que al menos para mí no sé quién va a telonear a quién…

The Cabriolets (Sala Vivero, 21 de febrero). Este mismo día Bimba Bosé viene a presentarnos su experimento musical, a medio camino entre el rock, el R&B y el soul. A mí personalmente me parece un proyecto sin pies ni cabeza, con algunas canciones buenas y otras que bien podrían atribuirse tranquilamente a Chenoa. Todo muy fashion, eso sí. Se puede escuchar en su MySpace o ver el vídeo de su primer single, Hysterical, que no está mal del todo:

Cats On Fire (Ollerías, 24 de febrero): Grupo finlandés que llega para presentarnos su primer y único álbum hasta el momento, The Province Complains. Hacen un pop muy luminoso, a veces algo melancólico, tan frecuente en los grupos nórdicos, con un punto retro y canciones de las que te dan ganas de mover la cabecita y los pies. Se puede escuchar en su MySpace, o ver el vídeo de Draw in the reins:

Atención Tsunami (Velvet, 28 de febrero): vienen a presentar su disco El lejano oyente, el primero publicado como Atención Tsunami, ya que estos madrileños publicaban antes bajo el nombre HealthControl. Sus directos tienen una reputación excelente en el circuito independiente por su despliegue audiovisual imprevisible siempre por diferente, preparado con mimo y, a menudo, aderezado de sorpresas, tanto sonoras como visuales. Pueden escucharse en su MySpace o ver una muestra de sus directos y de los cortos e imágenes que proyectan en este vídeo del 28/11/2008 en la Sala Moby Dick de Madrid:

Caradefuego (CAC Málaga, 28 de febrero): estos malagueños que hacen pop acústico tirando a chill out y que cada vez me gustan más, tocarán a las 8 de la tarde en un entorno tan peculiar como el Centro de Arte Contemporáneo. Ya os hablamos detenidamente de ellos en este otro post, o se pueden escuchar en su MySpace.

Niños Mutantes (Sala Gades, 28 de febrero). Bueno, estos granadinos no necesitan presentación. Actuarán dentro de La Música Contada, el ciclo en que los artistas tocan sus propios temas y además pinchan lo que más les gusta en plan discofórum (excepto en el concierto que dio Sr. Chinarro, que reinventó el concepto y decidió tocar el mismo sus temas preferidos). Se pueden escuchar en su MySpace o recordar uno de sus temas más sonados con este vídeo, Te favorece tanto estar callada:

Y aquí me callo yo, para quedarme pensando en el serio dilema que tendré el 28 de febrero…